La Hermandad

VIRGEN_ANTIGUA_byn

La Hermandad de Ntra. Sra. la Santísima Virgen de la Piedad de Villanueva de Alcardete, tiene la cita más antigua a finales del siglo XV, cuando ya la devoción a la Piedad estaba consolidada.

En el año 1.500, ya se había erigido un retablo a la Virgen de la Piedad, que años más tarde se describe brevemente y se denomina a la Piedad con un nombre muy en boga en aquellos tiempos: “la Quinta Angustia”. La devoción fue aumentando, y en el 1.554 la imagen ya ocupaba el altar mayor.

Según los  Libros de Visitas podemos concluir que la mención más antigua en el Común de la Mancha a la Virgen de la Piedad se refiere a Villanueva de Alcardete, pues ya hemos visto que esta devoción es, por lo menos  anterior a 1.494.

La imagen de la Virgen de la Piedad fue coronada canónicamente el 21 de Septiembre del 1.986 por el Ilmo. y Rvdmo. Monseñor Don Marcelo González Martín y cada año se celebra su Fiesta Patronal el segundo domingo de noviembre, cuando escoltada por las niñas danzantes y el gabozorra, recorre el pueblo en procesión, cumpliendo con una de las tradiciones más ancestrales de la localidad.

La devoción a la Santísima Virgen de la Piedad es muy popular y esto hace que su fiesta sea conocida en toda la comarca, ya que acuden numerosos devotos anualmente en torno a su bendita imagen.

 


 

Datos Históricos

DOCUMENTOS HISTÓRICOS SOBRE LA VIRGEN DE LA PIEDAD DE VILLANUEVA DE ALCARDETE
Estos documentos están sacados de los Libros de las Visitas que los visitadores de la Orden de Santiago hacían a los pueblos de dicha Orden, correspondientes al Priorato de Uclés. Actualmente se conservan en el Archivo Histórico Nacional de Madrid. Se citan los años y el folio correspondiente.

  1. La cita más antigua es del año 1494, cuando ya la devoción a la Piedad estaba consolidada, pues en la relación de bienes de la fábrica de la iglesia se dice que tenía “Una haza de la lámpara de la Piedad de cinco fanegas de cebada, linderas de Juan Martínez Palomino”, (fol. 349).
  2. En el año 1500, ya se había erigido un retablo a la Virgen de la Piedad, pues nos consta que para sus gastos se había vendido el haza de que se hablaba en 1494: “Una tierra de la lámpara de la
    Piedad que facía cinco fanegas de cebada, vendiose para el Retablo de la Piedad”, (fol 75).
  3. Años más tarde se describe brevemente el Retablo y se denomina a la Piedad con un nombre muy en boga en aquellos tiempos: La Quinta Angustia: entre los altares de la iglesia, que
    describen los visitadores, se mencionan “uno de la Quinta Angustia con un retablo de madera dorado”, (fol. 316 de las Visitas de 1508).
    En 1511 se vuelve a decir que hay en la iglesia un “retablo de talla dorado bueno con una imagen de bulto de la Quinta Angustia”, (fol. 606).
  4.  La devoción ha ido aumentando, y en 1554 la imagen ocupa el altar mayor. Por esos años se estaba reedificando la iglesia y el altar mayor estaba en el lado de la Epístola. El documento dice
    así: “La orden que estaba dada en la traza de esta iglesia e iba elegida era de tres naves y agora están labrados unos pilares y brotareles y paredes en el medio para que no tenga el cuerpo de ella más de una nave. Al lado de la Epístola está un altar que sirve de mayor en el cual está un retablo de pincel y en el medio un retablo del Señor Santiago de bulto dorado, y pintado metido
    en un tabernáculo. Y encima está una imagen de Nuestra Señora con su Bendito Hijo en los brazos, de bulto dorada y pintada”, (fol. 473. Este documento está recogido íntegramente en el
    libro “El común de la Mancha”, Toledo, 1985, p.85).
  5. Acabada la iglesia, ya en 1603, los visitadores encuentran que la imagen de la Piedad está en un lugar bien iluminado. Describiendo los diversos altares dicen: “Otro altar arrimado a uno de los pilares, que está en lo claro, de Nuestra Señora de la Piedad”, (fol. 609).
  6. Según los Libros de Visitas podemos concluir que la mención más antigua en el Común de la Mancha a la Virgen de la Piedad se refiere a Villanueva de Alcardete, pues ya hemos visto que
    esta devoción es, por lo menos anterior a 1494, año en que ya había bienes señalados para con sus rentas financiar la lámpara de la Piedad.

Años más tardes la devoción de la Piedad o Quinta Angustia va apareciendo en pueblos
comarcanos:

  • Torrelengua. 1511. Una tablilla con la Quinta Angustia.
  • Corral de Almaguer. 1515. Hay un Quinta Angustia en la ermita de San Sebastián. En 1603 en la ermita de la Muela.
  • Hinojosos. 1515. En la capilla de los Tapia.
  • Socuéllamos. 1529. Una Piedad pintada al temple.
  • Villamayor. 1555. Una Piedad de pincel donada por Francisco Guerrero.
  • Cabezamesada. 1555. Una Piedad de alabastro en el enterramiento del comendador Alonso Ramírez.
  • Mota del Cuervo. 1555. Una Quinta Angustia en el Altar Mayor.
  • Miguel Esteban. 1555. Un retablo de pincel.
  • Villa de don Fadrique. 1555. En el Altar Mayor había dos imágenes de la Quinta Angustia.
  • Palomarejos. 1555.
  • Puebla de Almoradiel. 1555. En la ermita del Egido había una Quinta Angustia de talla a medio relieve.
  • Quintanar de la Orden. 1507. Ermita de la Piedad en la que fue sinagoga de los judíos.

 

Esta relación está sacada de los Libros de Visitas de la Orden de Santiago.
Juan MARTÍN DE NICOLAS
Consejero del Instituto Provincial
de Investigaciones y Estudios Toledanos
(“La Fe de un pueblo” Villanueva de Alcardete, 1986)